El sueño del Fevre

Resumen

1957, Abner Marsh es un capitán de barco que se encuentra en una grave situación económica, porque su compañía de barcos de vapor por la parte alta del río Mississipi había tenido varias desgracias con sus barcos y estaba al borde de la bancarrota. Pero un día aparece un desconocido que propone a Abner hacerse su socio aportando la cantidad de dinero necesaria para construir un barco, el más grande, más lujoso y más rápido de todo el río.

Joshua York, a cambio, solo le pide una cosa a Abner, que respete sus actividades y se dedique a capitanear el barco, sin hacer preguntas. Abner accede, no sin pensárselo, pero la idea de tener el barco más rápido de todo el río es el sueño que siempre había tenido, y de ahí viene el nombre que le puso al barco: El sueño del Fevre.

Pero en cuanto el barco está construido y comienza su actividad, comienzas las dudas y las sospechas por parte de Abner sobre las actividades de su socio. York tiene un comportamiento extraño, duerme por el día y solo se le ve por la noche. Además, realiza diversas excursiones de varios días en algunas de las paradas del barco, lo que comienza a generar retrasos y malestar en parte de los pasajeros.

Con el paso de los días, Abner no cumple su parte del trato y registra el camarote de Joshua, aunque no encuentra nada concluyente, a parte de una serie de periódicos con recortes de noticias de muertos en extrañas circunstancias. Más tarde, habla con Joshua sobre sus dudas y éste empieza a revelarle parte de la verdad…

Crítica

No había leído ninguna reseña del libro antes de empezar a leerlo y no sabía que era un libro con vampiros, así que eso le dió un puntito más de interés cuando empezaron las primeras sospechas. Es un libro en el que aparecen vampiros, pero no es un libro sobre vampiros exclusivamente.

George R. R. Martin tampoco me ha defraudado esta vez y ha sabido ambientar su historia en una época y un ambiente que te envuelve, y te hace disfrutar de la relación entre los distintos personajes de la historia, de los conflictos de los protagonistas y de su evolución. Los vampiros de la novela no son simplemente animales con necesidades de alimentarse incapaces de sentir compasión por sus víctimas, el ganado, sino que algunos de ellos tratan de librarse de la sed roja y llegar a ser libres.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *