Diez negritos

Diez negritosResumen
Diez personajes son invitados a pasar unos días a La isla del Negro, una pequeña isla muy famosa, porque se desconoce a sus dueños y se rumorea sobre ellos. Todos ellos han sido invitados bajo diversos motivos, unos por negocios, otros para retomar antiguas amistades, otros para pasar unas pequeñas vacaciones,… y todos ellos comparten el desconocimiento sobre su anfitrión, Mr Owen. Los invitados son:

  • El joven Anthony Marston
  • El señor Rogers, criado de la mansión de la Isla
  • La señora Rogers, criada de la mansión de la Isla
  • La señora Emily Brent
  • El viejo general de ejércido, Mac Arthur
  • El juez Lawrence Wargrave
  • El doctor Armstrong
  • El policía Wiliam Blove
  • El aventurero Phillip Lombard
  • La joven Vera Claythorne

Solo es posible acceder a la isla en barca, desde el pueblo más cercano que está a menos de 2 Km, y es en esta barca donde comienzan a conocerse algunos de los diez invitados, que se reunen todos finalmente en la mansión de la Isla. Se encuentran todos el primer día de su llegada en el salón, para la cena ofrecida por el Sr Owen, pero su anfitrión no acude a la misma y ocurre un hecho que deja perplejos a todos. Durante la cena, se escucha una voz a través de un gramófono que les acusa a cada uno de ellos de haber cometido un asesinato en algún momento de sus vidas, proporcionando detalles y fechas de cada uno de estos sucesos.

Desde ese momento, empiezan a sucederse unos hechos descritos en una antigua canción de cuna:


Diez negritos se fueron a cenar. Uno de ellos se asfixió y quedaron Nueve.
Nueve negritos trasnocharon mucho. Uno de ellos no se pudo despertar y quedaron Ocho.
Ocho negritos viajaron por el Devon. Uno de ellos se escapó y quedaron Siete.
Siete negritos cortaron leña con un hacha. Uno se cortó en dos y quedaron Seis.
Seis negritos jugaron con una avispa. A uno de ellos le picó y quedaron Cinco.
Cinco negritos estudiaron derecho. Uno de ellos se doctoró y quedaron Cuatro.
Cuatro negritos fueron a nadar. Uno de ellos se ahogó y quedaron Tres.
Tres negritos se pasearon por el Zoológico. Un oso les atacó y quedaron Dos.
Dos negritos se sentaron a tomar el sol. Uno de ellos se quemó y quedó nada más que Uno.
Un negrito se encontraba solo. Y se ahorcó y no quedó…
¡Ninguno!

Crítica
Agatha Christie escribió este libro en 1939, y desde entonces ha habido muchas versiones, películas y obras de teatro basadas en esta obra. Es el primer libro que he leido de esta escritora inglesa, y la verdad es que ha sido muy interesante. No es que me atraiga demasiado este género de misterio, pero la historia está muy bien escrita, se van enlazando los hechos de una forma muy original, y te va haciendo plantearte cuál puede ser la resolución de la historia. Cuando crees conocer quién es el asesino, los hechos hacen que sean imposibles tus suposiciones, y en cuanto al final, yo la verdad es que no lo habría imaginado, todos los cabos quedan atados y bien atados, y no recurre a ningún final imposible, como otras historias.

Eso sí, aunque es el primer libro que leo de Agatha Christie, no es la primera vez que me enfrento al argumento de esta historia, no sabía en qué otros libros/películas me lo había encontrado, pero ya lo sé. Al menos, la película Cazadores de mentes utiliza este argumento como base, y probablemente otras que habré visto. Con esto se demuestra la importancia que tienen algunas obras maestras, por antiguas que sean.