El valle de los caballos

Resumen

Segunda parte de El clan del oso cavernario, dentro de la saga de Los hijos de la Tierra. En esta segunda parte, la autora narra la vida de Ayla después de verse obligada a abandonar el clan, porque la declararon muerta. Ayla inicia un camino en busca de “los otros”, pero no consigue encontrarlos y se establece en una cueva donde aprenderá y mejorará sus habilidades para sobrevivir. Permanece varios años en esa cueva sin encontrar a ninguna persona, recolectando y cazando para protegerse del invierno, pero comparte sus mejores momento con Bebé, una cría de león cavernario que salvó de que se lo comieran las hienas y una pequeña yegua (Whinney), hija de una de sus piezas cazadas.

En paralelo, conocemos la historia de Jondalar y Thonolan, dos hermanos de la tribu Zelandonii que deciden emprender un viaje hacia el norte para disfrutar nuevas experiencias, y conocer otras tribús. Después de varias aventuras con los Ramudoi/Sharamudoi, Jondalar y Thonolan acaban en la cueva de Bebé, el león cavernario ya crecido y que se ha emancipado de Ayla, que mata a Thonolan y hiere gravemente a Jondalar. Pero Ayla consigue salvarle de Bebé, le lleva a su cueva y le cura todas sus heridas.

Cuando Jondalar se recupera, comienza la primera relación de Ayla con uno de los otros, una relación nada fácil porque Ayla no sabe hablar, por los prejuicios de Jondalar sobre los cabezas chatas (el Clan) y por las diferentes formas de expresarse y comunicarse de ambos…

Crítica

La primera mitad del libro me ha parecido un poco plana, con un desarrollo muy lento aunque con numerosos detalles que te mantienen enganchado en la lectura. Desde la mitad del libro, la historia recupera la frescura y desarrollo del primer libro, y mantiene el nivel. Cuando pueda, retomaré esta serie para seguir con la tercera parte: Los cazadores de mamuts.

El clan del oso cavernario

El clan del oso cavernarioResumen
Ayla es una pequeña de cinco años, que de repente ve temblar la tierra sobre sus pies y observa como todos sus conocidos desaparecen entre las grietas de la tierra. Se da cuenta de que ha perdido todo y a todos los que conocía y comienza a vagar sin rumbo, sin saber donde ir. Después de varios días así, sin comer ni beber, acaba siendo atacada por un león cavernario, pero consigue salvar la vida ocultándose entre unas piedras. El ataque la deja malherida, lo que unido a su fatiga hace que hubiera muerto en poco tiempo sino se llega a cruzar en el camino del Clan del Oso Cavernario.

Este Clan ha perdido su casa después del terremoto, y anda buscando una nueva cueva donde poder vivir cuando se cruzan con la pequeña niña desfallecida. Pero la niña no es como ellos (hombres de Neandertal) y solo gracias a la insistencia de Iza, la curandera del clan, se hacen cargo de ella y se encargan de curarla, cuidarla y hacer que se recupere de sus heridas y de su desnutrición.

La niña se recupera y comienza a vivir junto al clan, que encuentra una nueva cueva gracias a la niña. Pero muy pronto comienzan los problemas para la pequeña Ayla, ya que la gente del clan es muy diferente a ella, ellos no hablan para comunicarse sino que se comunican por gestos, son físicamente diferentes ya que ella es más alta que los niños del clan de sus edad, tiene los huesos más largos, la estructura de la cabeza diferente. Y no solo eso, sino que la niña es más inteligente, y más hábil que sus compañeros, lo que la crea muchos problemas durante la convivencia con ellos. Ella es una niña de Cro-mañón.

Conforme crece, el poderoso Mog-ur del clan, Creb, e Iza, la curandera, se hacen cargo de ella, la enseñan todo lo que necesita para poder vivir con los demás y cuidan de ella siempre que lo necesita. Pero ella es diferente, tiene unas necesidades y sentimientos que no tienen los demás, y le cuesta seguir las tradiciones del clan, aspecto muy importante en sus vidas diarias. Esto le crea muchas complicaciones, incluso una maldición de muerte temporal y en general muchos problemas para ser aceptada tal como es, y esto se acentúa mucho más cuando el Clan se reúne con los otros 9 clanes en la reunión que realizan cada 7 años.

Crítica
Es un libro interesantísimo. Además de disfrutar de la historia de Ayla, todas sus aventuras y desventuras, y todos las situaciones inexplicables a las que se tiene que enfrentar, este libro describe el comportamiento de los diferentes grupos de seres humanos que existían en la tierra durante la prehistoria. El enfrentamiento entre el recuerdo genético frente a la racionalización, y los posibles comportamientos de nuestros antepasados muestran todo un mundo perdido y olvidado hace miles de años, pero la mar de interesante conocer los detalles de las posibles vidas y formas de supervivencia de esas épocas.

Éste es el primer volumen de cinco que forman la serie de “Los hijos de la tierra”, de la autora norteamericana.