Libros leídos en 2011

Durante este pasado año 2011 le he podido dedicar mas tiempo a la lectura que el anterior (Libros leídos en 2010), aunque no todo lo que me habría gustado. No he conseguido llegar al reto de los 25 libros al año, aunque me he quedado cerca:

A ver si este año consigo superar el reto.

Primera experiencia lectora en el Kindle 3

Hace unos días terminé de leer mi primer libro electrónico en mi recién adquirido Kindle 3, y me gustaría comentar mis impresiones sobre el primer libro que he leído en un dispositivo de tinta electrónica.

Lo primero que quiero destacar es que la lectura sobre tinta electrónica es exactamente igual de agradable en cuanto a nitidez y calidad del texto, y la tecnología de tinta electrónica no tiene nada que ver con las pantallas LCD habituales que usamos en teléfonos, ordenadores u otros dispositivos electrónicos. La lectura es igual de agradable en este sentido.

Dicho esto, todavía siento algo de nostalgia por no tener esos trozos de papel en mis manos, que suponen un recuerdo físico de la historia en la que te has involucrado durante la lectura, y que dejan un rastro en la estantería después de leerlo. Estoy convencido de que este es un sentimiento pasajero.

Antes de comprarme el Kindle, pensaba que la pantalla de 6′ iba a resultar demasiado pequeña para la lectura. Se lee perfectamente con ese tamaño de pantalla, pero la verdad es que me gustaría tener 1 o 2 pulgadas más de pantalla y poder eliminar el teclado, que apenas se usa si solo se va a leer. Tener una pantalla de 6′ hace necesario estar pasando de página demasiado a menudo, en mi opinión, aunque supongo que acabas acostumbrándote. He probado a poner un tamaño de fuente más pequeño, pero no es la solución, ya que hay que forzar más la vista.

Por otro lado, mejora mucho la lectura en la pantalla al no depender de los escasos márgenes que tienen algunos libros en papel, especialmente los que son extensos o de bolsillo, y que te hacen forzar la vista para poder leer correctamente en la unión de las dos páginas. Por supuesto, también se agradece tener un dispositivo muy ligero y muy manejable en lugar de esos grandes libros pesados que leemos de vez en cuando.

El poder leer varios libros, y acceder siempre a la última página que has leído también es muy cómodo. Ya te puedes olvidar de los marcapáginas y de esos pequeños individuos que se entretienen por la casa quitándolo de todo libro que se encuentran en su camino 😉

Así que, en general, ha sido una experiencia muy satisfactoria que estoy seguro que irá mejorando con el tiempo.