El Exilio – El Elfo Oscuro II

El Exilio - El Elfo Oscuro IIResumen
Drizzt huye de Menzoberranzan, de acuerdo a sus principios, para buscar un lugar donde vivir apartado de las maldades de la ciudad Drow. Pero la vida en los laberintos de la Antípoda Oscura no es nada fácil, ya que está plagada de habitantes crueles y hostiles, y el elfo oscuro junto con su pantera Guenhwyvar debe hacer frente a ellos para poder sobrevivir.

Pero su familia de Menzoberranzan, la matrona Malicia, no perdona su fuga e intenta hacer todo lo posible por capturarle y matarle. Primero lo intenta con sus hermanos, pero después del fracasado encuentro de Briza y Dinin con el solitario drow decide hacer uso del zin-carla reviviendo a Zaknafein para que haga el trabajo.

A falta de más problemas, Drizzt se tiene que enfrentar a uno de sus más terribles enemigos en los laberintos: la soledad. Para hacerla frente intenta hacer amistad con una de las razas enemigas de los drow, los svirfneblis, donde encontrará a uno de sus primeros amigos, el capataz Belwar Dissengulp, con el que correrá algunas aventuras por el mundo subterráneo.

Crítica
Entretenida historia de aventuras, donde no hay momentos de descanso. Mucha
acción a la vez que se van desentrañando los conflictos personales que va sufriendo el protagonista, ayudar a sus amigos a cambio de arriesgar su vida, no actuar con la violencia a la que le impulsa su propio instinto, … Entretenido.

La morada – El Elfo Oscuro I

La Morada - El Elfo OscuroResumen
La Antípoda Oscura se encuentra alejada de la superficie y de la luz solar, formando una gran extensión de tierra subterránea y plagada de temibles criaturas. En ella, destaca una gran ciudad, Menzoberranzan, donde habitan los seres más temidos, los elfos oscuros, la raza Drow. Menzoberranzan es una ciudad peligrosa, gobernada por la Reina Araña Lloth, donde sus habitantes se organizan de forma jerárquica en casas/familias, donde las más poderosas ocupan las primeras posiciones. Al ser una ciudad subterránea, no hay luz solar, pero poseen una luz artificial en el centro de la ciudad, llamada Narbondel, que marca el comienzo y fin de los días.

La sociedad Drow se rige por unas normas muy peculiares, en las que la traición, las luchas de poder y una interpretación muy especial de la justicia fijan las relaciones entre las diferentes casas o familias. Los drows son crueles, despiadados, y no conocen el sentido del honor. Es una sociedad gobernada por las elfas drow, donde los elfos son despreciados y castigados de manera habitual

Drizzt Do’Urden nace en medio de la batalla que inicia su familia contra otra de las casas para poder ganar una posición en la jerarquía de casas de Menzoberranzan. Es educado en la crueldad de su familia, y pasa por la misma Academia que el resto de guerreros drow, pero desde el principio no puede aceptar la falta de valores de la sociedad en la que vive y solo encuentra consuelo junto a su maestro de armas, Zaknafein, quien le enseña cómo y para qué usar las armas, sus cimitarras.

La historia narra las vivencias de Drizzt en esta difícil sociedad, y las decisiones que debe tomar para ser fiel a sus principios.

Crítica
Iniciar la lectura de una nueva colección de fantasía implica entender las caracterísiticas de un nuevo mundo, con todo lo que eso conlleva, nuevos escenarios, nuevas razas, nuevas sociedades, nuevas relaciones,… Pretendía esperar más tiempo para empezarla, por pereza, pero las circunstancias me han obligado, la estantería no tenía nada que no fuera fantasía para empezar a leer.

Pero no ha estado mal, después de acercarse a este nuevo mundo, la historia es entretenida, el autor no se extiende demasiado en las descripciones (es de agradecer) pero describe perfectamente las escenas de acción. Además, a diferencia de otros libros de fantasía, esta historia tiene un trasfondo moral, que te puede hacer reflexionar sobre las
sociedades en general y la capacidad de elección que tenemos todos los que pertenecemos a ellas.