Zombie Island

Resumen

Dekalb era inspector de armamento de la ONU antes de que comenzara la epidemia zombie, y él estaba en Somalia cuando todo empezó. Evidentemente no pudo salir de allí, ni pudo sacar a su hija del país, afortunadamente a pesar de todo, y ahora estaba colaborando con las supervivientes somalíes que estaba bien organizadas y habían podido resistir a la invasión de los muertos.

Gary, por otro lado, era un estudiante de medicina en la ciudad de New York, y gracias a sus conocimientos en medicina consiguió convertirse en uno de los muertos vivientes conservando su inteligencia y raciocinio. Y no solo eso, sino que más tarde descubriría que tenía un don especial, que le permitía controlar a todos los muertos vivientes de la ciudad.

Estos dos personajes, con principios muy diferentes, se convierten en los dos ejes que centran la argumentación de la novela. Dekalb tiene que viajar a Nueva York a por las medicinas que necesita una de las mujeres más poderosas de Somalia, para luchar contra el sida que sufre, junto con un pequeño grupo de jovenes soldado, todo mujueres. Al poco tiempo de llegar, los dos personajes se encuentran aunque su relación termina rápidamente, cuando una de las jóvenes soldados le pega un tiro en la cabeza a Gary. Desde ese momento se acaba toda posibilidad de entendimiento entre ellos y comienza la lucha por la supervivencia

Crítica

David Wellington escribió esta novela en 2006, y es la primera de una trilogía a la que le siguen los títulos: “Zombie Nation” y “Zombie Planet“. Es otra historia de zombies que no me ha ofrecido muchas novedades respecto a otras historias que había leído, tiene algunos momentos de tensión pero también tiene muchos altibajos. En general me ha decepcionado un poco con respecto a lo que esperaba de ella, aunque tampoco es mala.

13 balas

13 balasResumen

Caxton lleva una vida tranquila, junto a su pareja Deanna, y trabaja como agente de tráfico. Una noche de servicio sucede algo inesperado que le hace solicitar ayuda a los federales. Un coche pretende saltarse el control de tráfico que tenía establecido junto a sus compañeros, y el suceso termina con un extraño desenlace, la persona que conducía el vehículo sale huyendo de los policías y lo consigue, pero queda atrapado en una alambrada una de sus manos, desmembrada, arrancada del resto del cuerpo, … pero continúa moviéndose!!

Ante lo extraño del suceso, los agentes de carretera deciden llamar al FBI para que se haga cargo de la investigación, y al cabo de las horas aparece el agente Arkeley, de los U.S Marshall. Tras escuchar el relato de los hechos, y verificar los restos y pruebas del lugar, le comunica a Caxton su conclusión: todo el suceso está relacionado con la existencia de un vampiro!! Arkeley decide hacerse cargo del caso, pero tomando a Caxton como ayudante.

De ahí en adelante ambos agentes tienen que enfrentarse a varios vampiros, unas criaturas de piel blanca, cabezas sin pelo, orejas puntiagudas, varias hileras de afilados dientes, y una fuerza inhumanda, auténticos cazadores de hombres. Caxton debe aprender de la experiencia de Arkeley con los vampiros, y descubre alguno de los secretos guardados durante tanto tiempo: la última vampira con “vida”, Justinia Malvern, estaba encerrada en el antiguo hospital de Arabella Furnace y tiene relación con los últimos sucesos que han hecho que cambie su vida.

Crítica

Esta obra de David Wellington ha sido mi primera lectura de este género de vampiros. Ha tenido muchos aspectos que me han entretenido, muchas descripciones que me han sorprendido, muchos detalles que me han provocado escalofríos, pero en conjunto el libro no me ha entusiasmado. El libro está bien, bien escrito, buenas descripciones, momentos de acción, pero no me ha llenado. Quizá es por el género, me cuesta creerme a los vampiros, pero no me ha gustado demasiado. No creo que lea ninguno de los que siguen a esta saga: 99 ataúdes, Vampiro Zero y 23 horas.