Crimen y Castigo

Resumen

San Petersburgo, siglo XVIII. Rodion Raskolnikov vive acinado en un pequeño cuarto de alquiler, sucio y destartalado, sin trabajo, después de haber abandonado la Universidad y en un estado de salud delicado. Su mente se ha obsesionado con una idea que no se atreve a llevar a cabo, cometer un asesinato y robar todo el dinero de una vieja prestamista, muy adinerada.

La idea no deja de dar vueltas por su cabeza y de atormentarle, hasta que por fin un día toma la decisión de llevarla a cabo. Sigue el plan que tenía pensado al pie de la letra, pero el plan no era todo lo completo que debería haber sido. Por eso al final, acaba cometiendo un doble asesinato, a Aliona y a su hermana Lizabeta Ivanovna, y acaba escapando con un pequeño botín y dejando la gran fortuna de la asesinada intacto en su casa.

Desde este momento, Ralkolnikov comienza su particular delirio. Los días y los acontecimientos se suceden mientras el protagonista permanece en un estado de poca lucidez mental, atormentándose por lo ocurrido y al mismo tiempo tratando de escapar de las sospechas que se ciernen sobre él. Una idea principal le atormenta, quiere saber si él pertenece al grupo de personas que están por encima de la ley. Porque Rodion tiene una teoría, según la cual existen dos tipos de personas en la sociedad: por un lado están aquellas que están por encima de las leyes y pueden cometer crímenes por el bien de la comunidad, y por otro lado el resto de los mortales que se deben someter a las leyes  y cuya única finalidad es la reproducción de la raza humana. Raskolnikov creía pertenecer al primer grupo, pero su mente no deja de intentar despejar esta incertidumbre.

Mientras tanto, Razumikhin, un antiguo compañero de Universidad trata de ayudar a Rodion en los momentos más agudos de su delirio, y establece una relación de amistad con la hermana y madre de Rodion, cuándo estas llegan a San Petersburgo. Dunia Romanovna, su hermana, llega junto con Pulqueria Alejandrovna, su madre, para preparar la boda que unirá a Dunia con un neocapitalista llamado Lujin, pero no tardará Raskolnikov en negarse a aceptar este casamiento y convencer a su familia de que este no debe producirse, pese al trato tan poco familiar y lejano con que las recibe.

Finalmente, Rodion tendrá que enfrentarse a su destino.

Crítica

Considerado como uno de los grandes clásicos de la literatura rusa, publicado por primera vez en 1866 por uno de los grandes autores rusos y universales, Fiódor Dostoievsky. Al enfrentarme a uno de estos grandes clásicos, siempre tengo la impresión de que pueden resultar dos cosas, o el libro te aburre enormemente y probablemente dejarás su lectura o el libro te atrapará desde el primer momento y no pararás de leerlo hasta el final.

Bien, pues afortunadamente se ha producido la segunda situación. El libro me cautivó desde el principio, así como su protagonista, con sus grandes contradicciones, sus inseguridades, su ración de irracionalidad, su delirio, su locura y su sensatez. El libro está muy bien narrado por su autor, con personajes muy interesantes, y unos diálogos extraordinarios como los que mantiene Raskolnikov con el inspector de policía.

Un clásico de merecida lectura.