Primera experiencia lectora en el Kindle 3

Hace unos días terminé de leer mi primer libro electrónico en mi recién adquirido Kindle 3, y me gustaría comentar mis impresiones sobre el primer libro que he leído en un dispositivo de tinta electrónica.

Lo primero que quiero destacar es que la lectura sobre tinta electrónica es exactamente igual de agradable en cuanto a nitidez y calidad del texto, y la tecnología de tinta electrónica no tiene nada que ver con las pantallas LCD habituales que usamos en teléfonos, ordenadores u otros dispositivos electrónicos. La lectura es igual de agradable en este sentido.

Dicho esto, todavía siento algo de nostalgia por no tener esos trozos de papel en mis manos, que suponen un recuerdo físico de la historia en la que te has involucrado durante la lectura, y que dejan un rastro en la estantería después de leerlo. Estoy convencido de que este es un sentimiento pasajero.

Antes de comprarme el Kindle, pensaba que la pantalla de 6′ iba a resultar demasiado pequeña para la lectura. Se lee perfectamente con ese tamaño de pantalla, pero la verdad es que me gustaría tener 1 o 2 pulgadas más de pantalla y poder eliminar el teclado, que apenas se usa si solo se va a leer. Tener una pantalla de 6′ hace necesario estar pasando de página demasiado a menudo, en mi opinión, aunque supongo que acabas acostumbrándote. He probado a poner un tamaño de fuente más pequeño, pero no es la solución, ya que hay que forzar más la vista.

Por otro lado, mejora mucho la lectura en la pantalla al no depender de los escasos márgenes que tienen algunos libros en papel, especialmente los que son extensos o de bolsillo, y que te hacen forzar la vista para poder leer correctamente en la unión de las dos páginas. Por supuesto, también se agradece tener un dispositivo muy ligero y muy manejable en lugar de esos grandes libros pesados que leemos de vez en cuando.

El poder leer varios libros, y acceder siempre a la última página que has leído también es muy cómodo. Ya te puedes olvidar de los marcapáginas y de esos pequeños individuos que se entretienen por la casa quitándolo de todo libro que se encuentran en su camino 😉

Así que, en general, ha sido una experiencia muy satisfactoria que estoy seguro que irá mejorando con el tiempo.

Libro electrónico: Kindle

Xtra Flex 2 Book LightLos libros electrónicos están ganando terreno últimamente en el mundo de la lectura. Para quién no los conozca, un libro electrónico es un dispositivo del tamaño de un libro de lectura mediano, de muy poco grosor, y que te permite leer contenidos digitales con mucha comodidad, tales como libros, periódicos, documentos técnicos, …

Es un dispositivo muy cómodo de usar, ya que dispone de una pantalla que utiliza una tecnología de tinta electrónica que no cansa ni daña la vista como otros dispositivos electrónicos (ordenadores, móviles, …) ya que no tiene iluminación propia y tiene un alto contraste, además de que su consumo de batería es muy escaso. Esto hace que leer en uno de estos dispositivos es muy similar a estar leyendo un libro en papel, pero con algunas ventajas. Estos dispositivos cuentan con almacenamiento, que te permitirá guardar decenas o miles de libros/documentos, permiten establecer el tamaño de la letra más adecuado a cada lector y por supuesto permite ahorrar mucho papel, dinero y espacio para almacenar una biblioteca de libros.

Kindle es un de estos dispositivos, comercializado por Amazon, que el próximo 19 de Octubre pondrá a disposición de los países fuera de EEUU, como por ejemplo España. Este dispositivo tiene 2Gb de almacenamiento, conexión 3G para descargar directamente los contenidos digitales a un precio de entre 4 y 6 € por libro, 289 gramos de peso y algo menos de 1cm de grosor. El precio será de unos 189€.

Pero este tipo de dispositivos también tienen sus problemas, para mi uno de los principales es que puede ser complicado encontrar contenido en castellano, hay mucho en inglés pero todavía queda un tiempo para que las editoriales se convenzan del futuro de su industria. Además, también el precio es un poco excesivo de momento, tanto de los dispositivos como de algunos libros digitales, y quizá los formatos todavía no están lo suficientemente estandarizados como para ser fácilmente legibles en cualquiera de los dispositivos disponibles.